¡¡En silencio tuvo que ser!!

*Este titular, muy parecido al pensamiento de Jose Marti en el que dice: “En silencio ha tenido que ser, porque hay cosas que para lograrlas han de andar ocultas, y de proclamarse en lo que son, levantarían dificultades demasiado recias para alcanzar sobre ellas el fin”, es en el que se basa esta anecdota real. Pensamiento martiano que fue ultrajado mas tarde en una deformada serie televisiva la cual cantaba loas a la “eficacia” de sus servicios de inteligencia. En el siguiente relato vamos a demostrar que no fueron tan eficientes, ni tan invencibles. Hoy, que ya desaparecieron fisicamente parte de los principales protagonistas de esta trama y otros que estan lejos del alcance del brazo esbirro de la dictadura, es que hacemos publico este relato, haciendo honor a la verdad historica

Por Gabriel Astengo.

La dictadura castrista en su libelo Granma desplego el 22 de febrero 2011 el siguiente cintillo periodistico en una de sus paginas principales:

“La Habana, Cuba. -Osvaldo Antonio Castell Valdés, destacado combatiente del Directorio Revolucionario y asaltante al Palacio Presidencial, fue sepultado hoy, en el Cementerio Colón, en esta capital, a los 78 años de edad.

El comandante Faure Chomón, familiares, amigos y compañeros de lucha acudieron a darle el último adiós a Castell Valdés, quien nació el 28 de febrero de 1932 y desde muy joven se sumó al combate contra la tiranía de Fulgencio Batista.

El 10 de marzo de 1952 Castell Valdés se incorporó a la Universidad de La Habana, donde participó en las actividades organizadas por José Antonio Echeverría, que incluyeron acciones armadas, por lo que fue elegido para el comando de asaltantes al Palacio Presidencial.

Después pasó al exilio en los Estados Unidos, donde se enroló en la expedición armada del Directorio Revolucionario, encabezada por Faure Chomón, para constituir un frente guerrillero en el Escambray y posteriormente fortalecer la lucha en la capital cubana.

Tras triunfar la Revolución desempeñó diferentes responsabilidades en las Fuerzas Armadas Revolucionarias y el Ministerio del Interior.

Por su relevante trayectoria Castell recibió reconocimientos como la Orden Camilo Cienfuegos y las medallas conmemorativas Aniversario 50 de la FAR, XXX aniversario del Asalto al Cuartel Moncada, de la Clandestinidad y Combatiente del Ejército Rebelde, entre otras.”

Hasta aqui la nota oficial del controlado periodico Granma.

Ahora van a conocer toda la verdad que no fueron capaces de conocer los “eficientes” sabuesos de los servicios de inteligencia del regimen. La realidad era otra muy diferente a la nota oficial de la dictadura. Y es que el comandante Antonio “Tony” Castell Valdés, en realidad, fue uno de los principales artifices de la creacion de una nueva organizacion secreta contra la dictadura castrista, nombrada “Directorio Revolucionario Nacionalista 13 de Marzo”, fundado en La Habana en octubre de 1964 por un grupo de antiguos oficiales del Ejercito Rebelde y del Directorio Revolucionario, estudiantes de los Institutos del Vedado y de La Habana, junto a jovenes miembros del Servicio Militar Obligatorio, SMO.

Asi comienza esta historia:

Tras una protesta efectuada a mediados de 1964 por un grupo de estudiantes (foto) en las areas aledañas al Instituto de La Habana, donde se repartieran octavillas contra el gobierno y se colgara un muñeco con la imagen del traidor, Fidel Castro, casi todos los jovenes participantes tuvieron que pasar a la clandestinidad, pero se mantuvieron en contacto tras el valiente hecho.

Mas tarde, uno de ellos, nombrado Heberto Cubas, tratando de escapar de polizon en un barco anclado en la Bahia de La Habana, murio ahogado en sus aguas. Cuando se efectuaba su sepelio en el Cementerio Colon, sus compañeros estudiantes, presentes en el duelo, se enfrentaron con la policia, quien se replego y pidio refuerzos, pudiendo escapar a tiempo del area todos los jovenes protestantes. Por confusion, fueron arrestados algunos familiares de Heberto, quienes mas tarde fueron puestos en libertad.

Este grupo empezo a contactar a ex oficiales del Ejercito Rebelde, del Directorio Revolucionario y de las actuales FAR. Tambien se hizo contacto con estudiantes del Instituto de La Habana y del Vedado y tambien de la colina universitaria, todos desafectos al regimen comunista.

Por medio del capitan Segundo Ferrero Cuevas, alias “Chapetti”, ex atacante al Palacio Presidencial en 1957 y mas tarde preso politico, fue que este servidor tuvo contacto con el Tte. Pedro Maceo y con el comandante “Tony” Castell, en la residencia del primero, en un edificio situado en la esquina de las calles O y 25 en el Vedado, a cuadra y media de Radio Progreso.

Ahi se concertaron los planes a seguir y se bautizo esa union con el nombre de “Directorio Revolucionario Nacionalista 13 de Marzo”, rindiendo homenaje a los Directorios Estudiantiles en epocas de las luchas contra las dictaduras de Machado y Batista. Es justo aclarar que en la lucha contra la dictadura castrista, antes que este Directorio creado por nosotros, existio el Directorio Revolucionario Estudiantil (DRE) creado por Alberto Muller y Juan Manuel Salvat, entre otros valiosos cubanos, pero ya la mayoria de sus miembros habian sido fusilados, presos o tuvieron que marchar al exilio.

Desde la Prision de La Cabaña, el preso politico, Dr. Ruben Acosta Carrasco, nos enviaba listas de personas confiables para ser contactadas.

En nuestro caso, por falta de logistica en aquellos momentos, nos dedicamos a incendiar o dañar transportes publicos y militares.Tambien se repartian proclamas y se pintaban paredes con consignas contra el regimen.

Meses despues el comandante “Tony” Castell, era asignado a la Unidad Militar 1250, entre los poblados de La Chorrera y Las Guasimas. Entre los militares de esta instalacion habian numerosos miembros del Directorio. Se comenzo poco a poco el alijo de armamento para futuras acciones. Desde ese momento, fui asignado como Jefe de Accion y Sabotaje.

En 1965 todavia existian hospedajes “para hombres solos” y algunos de nosotros rentabamos en ellos, otros se iban al interior del pais a casa de cualquier familiar. Sin embargo tratabamos de mantenernos siempre en contacto.

El 6 de marzo de 1966, se inicia la causa contra los comandantes Rolando Cubela Secades, Ramon Guin Diaz y otros implicados en un atentado contra la vida del dictador Castro. Aclaramos que no teniamos contacto con estos implicados ni con su plan, pero sin embargo planificamos para la noche antes del 13 de marzo 1966, llevar a cabo un hecho que se conociera a nivel nacional.

Junto a dos de mis compañeros de organizacion (no revelo sus nombres porque no se si esten vivos o muertos, o si todavia residen en el pais) vestidos de militares y con 3 sub-ametralladoras Modelo 25, irrumpimos en los predios de la Universidad de La Habana en horas de la noche inmovilizando al velador, llenando de consignas y octavillas contra el regimen, los muros interiores y exteriores de ese centro de estudios.. Despues no retiramos hacia el barrio La Fernanda, cerca de la Virgen del Camino e hicimos lo mismo. La agencia France Press hizo mencion de estos hechos al dia siguiente de efectuados. Sin embargo, la dictadura callo el hecho por estar latente el descontento por las condenas contra los comandantes Cubela y Guin.

En ese momento el comandante Castell, tenia muy cerca la Contra Inteligencia Militar (CIM) por ordenes del comandante Pedro Garcia Pelaez, quien desconfiaba de el. Este Garcia Pelaez, español comunista, que no participo en ningun combate en la Sierra Maestra y que obtuvo su grado militar solo por cargarle la mochila a Castro, fue uno de los esbirros que me amenazo con fusilarme cuando me detuvieron tiempo despues.

Al ver que no se podia profundizar mas el plan, ya que el comandante Castell estaba practicamente inmovilizado, mientras se le investigaba por el Tte. Pulido, esbirro sadico del CIM, decidimos enterrar a campo abierto bajo un arbol de flamboyan, cerca del pueblo de La Chorrera, 12 fusiles Fal belgas y 7 sub-ametralladoras Modelo 25, todas bien empacadas y engrasadas dentro de contenedores de nylons. Hoy toda el area esta bajo las aguas de una inmensa represa.

El cerco contra nosotros se estrechaba y el primero en caer fue Antonio Fernandez un cobarde que se convirtio en delator, natural de la ciudad de Cardenas, quien tiempo despues murio alcoholizado y despreciado hasta por su propia familia. Despues caeria en una redada el menor, Manuel Gallardo Santos, quien se mantuvo digno todo el tiempo de interrogatorios.

El tercero y ultimo en ser aprehendido, fue este humilde servidor (ya que buena parte de los implicados escaparon del pais a bordo de un barco canadiense, nombrado el “Sea Amber”, que iba con destino a Grecia). Fui aprehendido mientras dormia en casa de una amiga en la calle Paula, frente a la casa natal de Jose Marti. Se trato en todo momento de que yo implicara al comandante “Tony” Castell en estos hechos. Me decian con sorna en los interrogatorios: “Gabrielito, lo sabemos todo, asi que mejor habla y vas a salir mejor de este lio. Confiesa tus vinculos con Castell”, a lo que yo respondia “Bueno, si lo saben todo, sabran que ni conozco al comandante Castell”. En realidad ellos no tenian pruebas de mis vinculos con Castell, solo presionaban para que cayera en contradicciones. No lo lograron.

Despues de 4 meses de interrogatorio en la “hospitalaria” Villa Marista, sede de la Seguridad del Estado (DSE) fui remitido a la Prision de La Cabaña, donde fui juzgado en la Causa 374 de 1966 y condenado a 9 años de prision. Mi compañero, “Manolo” Gallardo a mayoria de edad. Tony Castell siguio de comandante, aunque re-localizado en empresas civiles, “por si las moscas”.

Esta es la historia real que muestra que los esbirros de los servicios de inteligencia castrista, no son tan habiles ni tan infalibles como algunos creen.

Un comentario en “¡¡En silencio tuvo que ser!!

  1. Me acabo de enterar que mis 2 compañeros que entraron a la Universidad conmigo, estan vivos y residen en Cuba, aunque muy enfermos, segun me informaron sus hijos a quienes acabo de contactar. Nunca los capturaron. Todos los que nombro en la historia ya han muerto, el comandante Castell, el teniente Maceo, “Manolo” y otros mas. Del grupo que escapo en el “Sea Amber”, tengo contacto con 2 de ellos. Uno vive en España y el otro en Grecia. Solo estoy en espera que me autorizen para poner sus nombres en el relato. No creo haya problema con eso. Cuando desaparezcan fisicamente los que esta muy malitos en Cuba, tambien incluire sus nombres. Hoy me decidi hacer publico el grueso de este relato, ya que me entere que el Tte. Maceo murio hace solo unas pocas semanas en la isla y por eso estoy narrando el grueso de la historia, que aunque algunos intimos la conocian, preferi guardarla hasta que fuera oportuno revelarla, para de esta manera no poner en riesgo a ninguno de mis hermanos de lucha que aun viven en Cuba.

    Me gusta

Deja tus comentarios aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Gravatar
Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s