Iglesia Católica se opuso mayoritariamente a diálogos entre el Cardenal Ortega y los tiranos Castro

JP-CUBACHURCH3-articleLarge

Una mayoría de las estructuras institucionales de la Iglesia Católica cubana “no estaba de acuerdo” con el diálogo político con el régimen de Raúl Castro que impulsó, a partir de 2010, el cardenal Jaime Ortega, según ha revelado en una entrevista Lenier González, coordinador del proyecto Cuba Posible y exeditor de Espacio Laical.

El proceso de diálogo que se inició en ese momento “polarizó políticamente a la Iglesia”, afirma. Los detractores del acercamiento entre la Iglesia y el régimen consideraban que “con ese diálogo político la Iglesia no ganaba nada”.

En ese sentido, ese sector de la institución eclesiástica pensaba que “el relevo de Fidel y de Raúl no podría llevar adelante las transformaciones del país, que no saldrían ilesos de la negociación del bloqueo (sic) con Estados Unidos, que iban a perder el control del país y que llevarían al Gobierno hacia su implosión”.

En ese contexto, afirma González, la revista Espacio Laical “le daba espacio a sectores gubernamentales y, entonces, en la mente de esta gente (los críticos), eso ‘mostraba’ a la Iglesia muy cercana al Gobierno”.

El cardenal estaba “implicado estructuralmente en esa política de diálogo” y “eso era mal visto dentro de la Iglesia”, reconoce González.

El ex editor de la revista hace referencia a una guerra contra el cardenal en el seno de la Iglesia cubana a raíz del diálogo con el régimen: “La estrategia fue ir dejándolo solo (al cardenal): fueron descabezando, uno a uno, a los que intuían que apoyaban sinceramente esa línea de diálogo. En el entorno cercano del cardenal la estrategia era sonreír por delante, y traicionarlo por detrás”.

El promotor de Cuba Posible explica que el cardenal pidió que Espacio Laical fuera “una revista que proyectase una visión católica de la realidad, donde escribiesen intelectuales católicos”. La iniciativa fue posible, agrega, por “la llegada de Raúl Castro”, que “vino acompañada de un ensanchamiento de los espacios de debate en el país”.

“Nos enfocamos en visibilizar a una pluralidad de actores que estaban fuera la institucionalidad ‘oficial’, ya fuera en Cuba o en la emigración”, subrayó González, añadiendo que fueron “excluyentes, hay que decirlo: los que propugnaban apoyo al ‘cambio de régimen’, las políticas de bloqueo (sic) y aniquilación del contrario, no tuvieron espacio en la revista”.

Las declaraciones aparecen en una entrevista concedida al investigador Alexei Padilla Herrera en el contexto de la realización de su tesis de maestría en Comunicación Social por la Universidad Federal de Minas Gerais, Brasil. Su tesis versa sobre el impacto de la revista Espacio Laical en la esfera pública cubana entre los años 2005 y 2014.

Deja tus comentarios aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Gravatar
Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s