El día que Castro murió

socialismo-cubanoNo existe en la historia de la humanidad parelelismo con lo que ha sucedido en Cuba desde 1959. Un tirano déspota y asesino que  ha dedicado su vida a destruir a su propio pueblo y aún encuentra cómplices dentro y fuera del país.

Resulta imposible enumerar el rosario de crímenes de la dictadura contra el pueblo cubano. El tirano convirtió  la isla, en un abrir y cerrar de ojos, en epicentro de maldad: armas atómicas, biológicas y químicas, bases de entrenamiento a grupos terroristas, fusilamientos sin el debido proceso legal o garantías de derecho penal, discriminación contra el nacional, exilio forzado, presidio, desapariciones, muertes sospechosas, intrigas políticas, campos de concentación, desalojos ilegales, destrucción de infraestructuras, refugio de terroristas, tráfico de drogas, éxodos masivos, lavado de dinero, espías distribuidos por el mundo, chantajes, tráfico de influencias, censura, represión y mucho más. Todo con total impunidad e inmunidad.

Castro murió el primero de enero de 1959. Murió cuando, embriagado por el poder, aplastó las aspiraciones democráticas de un pueblo que confió en una revolución que prometía democracia, el restablecimiento de la Constitución del 40, elecciones libres y un estado de derecho. Murió cuando convirtió a la Isla en colonia soviética y entregó el territorio nacional a foráneos para ser usada como punta de lanza contra Estados Unidos.

Castro murió hace 56 años y Cuba es sólo el sepulcro de su cuerpo inerte.

Deja tus comentarios aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Gravatar
Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s